5 trucos para cortar cebolla sin llorar

5 trucos para cortar cebolla sin llorar

trucos para cortar cebolla sin llorar

Cortar cebolla sin llorar a veces nos puede suponer un reto, por eso, en este post te traemos los trucos imprescindibles de Yolanda para evitarlo.

Lo primero que debemos entender es ¿Por qué lloramos cuando cortamos cebolla? La respuesta tiene una base científica de peso y es que cuando se corta cebolla, se desprende de ella una molécula denominada propanotial, que a su vez sale de una sustancia denominada anilasa.

Esa molécula, tiene un alcance de 50 a 90 cm cuando es expulsada y es muy volátil, haciendo que esta entre en la nariz al respirar.

Ahora bien, ¿Qué podemos hacer para cortar una cebolla sin llorar?

1. Tener la cebolla muy fría.

Seguro que lo has notado alguna vez pero ¿no te pasa que cuando cortas una cebolla que tienes en la nevera lloras menos? Si la cebolla la tienes a temperatura ambiente, la anilasa saldrá con más facilidad en ese liquidillo que suelta la cebolla al cortarla, mientras que si la cebolla la has tenido un rato en la nevera, saldrá menos sustancia al cortarla.

2. Enciende el extractor

Esos gases volátiles que desprende la cebolla al ser cortada, pueden ser absorbidos por tu campana extractora, por lo que otro truco es encenderla y ponerte cerca de ella cuando vayas a cortar la cebolla.

3. Mojar con agua fría el cuchillo y la cebolla

Éste quizá sea el truco más conocido. Cuando vayas a cortar cebolla, puedes mojar en agua fría tanto el cuchillo como la pieza que vas a cortar. Sin embargo, no vale con que lo hagas una sola vez, si no que lo tendrás que repetir en cada corte. Si vas a cortar mucha cebolla, quizá este no sea el mejor truco ya que tendrás que estar parando a moja tanto el cuchillo como la cebolla.

 

4. Meter el cuchillo al congelador unos minutos antes.

Este truco es sólo apto para el verano o para los que no son nada frioleros. Es parecido al anterior, pero en este caso sólo tendrás que meter el cuchillo al congelador unos minutos antes de proceder al corte. También, deberás tener en cuenta que el cuchillo irá perdiendo el frío por lo que su eficacia será más corta.

5. Tener un buen cuchillo ayuda siempre.

Lo más importante de todo es tener un buen cuchillo. Lo ideal es que compres un cuchillo especial para cortar verdura y que lo afiles con frecuencia. Muchas veces, a penas nos damos cuenta pero con el uso los cuchillos se van desafilando y producen cortes más bruscos en los alimentos. En el caso de la cebolla, estos cortes mas fuertes producen que el alimento rompa sus fibras y por tanto expulse la sustancia que nos hace llorar. Eso sí, si tu cuchillo es bueno y está bien afilado, los cortes serán mucho más limpios y la sustancia que desprenderá será menor.

cortar cebolla sin llorar

Y tu, ¿tienes algún truco que no hayamos comentado para evitar llorar al cortar cebolla?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.