Alimentos que no deberías congelar - Yolanda

Alimentos que no deberías congelar

Alimentos que no deberías congelar

Alimentos que no deberías congelar

A lo largo de los años he conocido verdaderos amantes de los congelados. Oye, que los productos congelados tienen su aquel. Pero, claro, no todo se debería congelar y por muy diversos motivos: pérdida de sabor, pérdida de texturas, recipientes inadecuados…

alimentos congelados

¿Congelarías un tomate?

 

 

Desde hace mucho tiempo, congelar alimentos se utiliza como una técnica eficaz para conservar alimentos. Y esta costumbre está tan extendida que ahora congelamos de todo: la carne que nos sobra, el pescado, una tarta, un pastel…

 

 

Pero, aunque a veces se nos olvide, hay ciertos alimentos que deberíamos tomar frescos ya que no toleran bien la congelación. ¿Hacemos una lista?

 

 

1. Alimentos calientes.
De siempre, mi madre me ha dicho que no metiese alimentos muy calientes al frigo o al congelador. Nunca entendí por qué hasta que me dijeron que un cambio brusco de temperatura en el aparato puede favorecer la aparición de bacterias.

 

congelar alimentos

Debes esperar a que se enfríe para poder congelar un alimento.

 

2. Latas y botellas de cristal.
¿A quién no le ha pasado lo de meter una botella de cristal en el congelador y se le ha olvidado sacarla? El resultado es conocidos por todos: una explosión. Esto mismo es lo que ocurre también con las latas. El líquido se expande al cambiar a estado sólido. Y como no cabe en la lata o la botella… ¡pum!

 

 

3. Frutas y verduras.
Con lo riquísimas que están frescas, y la de veces que nos da por congelarlas. No os voy a mentir. Yo suelo congelar cebolla y pimientos pero una vez que los he cocinado. De ese modo no es tan alarmante congelarlos. Pero frescos… es una pena. Porque debido la cantidad de agua que contienen, el resultado es bastante pésimo al descongelarlas. Por otro lado, pierden sabor y textura.

verduras congeladas

Puedes congelar frutas y verduras pero perderás sabor y textura.

 

4. Huevos.
Nunca congeles un huevo crudo ya que puede ocurrir lo mismo que con los envases. La yema puede expandirse y la cáscara romperse. Y la mayonesa tampoco se debe congelar ya que el resultado es una masa gruesa e imposible de utilizar. Eso sí, las claras las puedes congelar en una bolsa indicada para ello.

 

 

5. Lácteos.
No congeles yogures, leche, nata… porque se cortarán debido a la gran cantidad de grasas que contienen.

 

 

Otros alimentos, como la pasta o el arroz, pierden consistencia y sabor. Recuerda que, aunque congelar alimentos es una buena solución de conservación, no todo se presta a ello. Como consejo, si quieres cocinar pasta puedes mojarla en aceite primero. Tendrá una mejor descongelación.

 

 

Por último, te recomendamos que congeles los alimentos dentro de bolsas pensadas para ello. Las podrás encontrar en cualquier supermercado. ¡Y rotula lo que hay en cada bolsa! A veces nos hacemos un lío intentando averiguar qué hay en cada bolsa.

Comments are closed.