Los 5 helados que marcaron a una generación

Los 5 helados que marcaron a una generación

Helados

¿Qué helado de tu infancia recuerdas todavía? ¿Aún sueñas con volver a saborearlo?

Estamos seguros que echas de menos tanto como nosotros esos veranos en la plaza del pueblo comiéndote un helado, o polo del quiosco. Por eso, nos hemos puesto manos a la obra y, tirando de nostalgia, vamos a recordar los que más nos marcaron, los que aún somos capaces de saborear sin tenerlos a mano.

Drácula

Llegó en 1977 dispuesto a romper con la tradición heladera. Se trata del helado más antiguo tal y como conocemos los helados en el presente. Es uno de los más recordados gracias a su mezcla de cola en la cubierta, su interior de fresa y vainilla en la base.

Un helado que ha marcado a diferentes generaciones y ¡que teñía la lengua de rojo!

Helado Drácula

 

Frigo Dedo y Frigo Pie

En 1980 llega el Frigo Dedo. Se trata de uno de los primeros helados con forma al que seguiría el Frigo Pie, que aparece en 1983.

Probablemente sean de los helados que, por sus formas, están más presentes en la mente de la sociedad. Resultaban divertidos en aquellos años, formas de pie y dedo señalando al cielo, y una suave textura, los convierten en todo un éxito para la época.

Tuvieron tanto éxito, que fue la primera vez en la que se registró el nombre de un helado.

Helado Frigo Pie

 

Calippo

Un año más tarde, en 1984, aparece en los carteles de helados el Calippo. Para la época, toda una revolución por la ausencia de palo. En ese momento fue importante la publicidad en televisión para aprender a consumirlo, algo que a día de hoy resulta impensable. Hoy lo vemos como algo sencillo, pero en aquel momento no se entendía.

Entre los sabores más recordados, el de fresa y el de lima. ¿Cuál era tu favorito?

Helado Calippo

Twister

La novedad en los carteles de helados en 1986 llegó con el Twister. Tres sabores entrelazados en un mismo helado, fruto de la ingeniería de un científico inglés y su máquina, a los que Frigo les dio el ok para crear esta sabrosa forma.

En 1987 llegaría Twister Choc. Ambos productos tienen el mismo aspecto pero diferentes sabores, ¿cuál era el que te pedías?

Helado Twister

 

Mikolápiz

Por último, recordamos el Mikolápiz, de helado Miko. Es muy recordado, además de por su forma simulando un lápiz, por su sabor a vainilla en el cuerpo y un riquísimo relleno de cacao duro como si fuera la mina. Años más tarde, y a modo de actualización, transforma el palo en un relleno de caramelos.

Mikolapiz Helado

¡Aquella fue otra época! Si tú también recuerdas alguno, te animamos a dejarnos un comentario con tu helado favorito.

Y si te has quedado con ganas de dulce, pero no te apetece helado, ¿por qué no te animas a preparar nuestros cupcakes? También pueden ayudarte a ponerle un poco de azúcar a tu verano.

 

📷  Imágenes vía Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.